Interesado en encontrar clientes o distribuidores de sus productos en el mercado Hispano de Estados Unidos?

Para mejorar la distribucion de su empresa envienos un correo a: crece@elclubdecomerciantes.com

 

Economia y Gobierno

Foreclosure: La peor pesadilla de las familias inmigrantes

Foreclosure: La peor pesadilla de las familias inmigrantes

 


NUEVA YORK -- Un año después de firmar los documentos, John Cuartas, inmigrante colombiano de 51 años, todavía visita la casa que su familia perdió por no pagar la hipoteca.

Como muchos neoyorquinos afectados por la crisis de ‘foreclosure’, Cuartas vive muy cerca de la propiedad por la cual todavía se siente muy triste.

“Algunas veces, cuando paso por el frente de la casa, me siento melancólico y me detengo a mirarla”, dijo Cuartas. “Y recuerdo la esperanza que sentí cuando me entregaron las llaves en la mano. Me pregunto ¿quién vivirá ahora en su interior?”

Por tres años, entre el 2006 y el 2009, fue Cuartas con su esposa, hija y dos nietos de edad escolar, quienes vivieron en esa casa de ladrillo y tablas horizontales de Woodside, Queens. Al principio fueron felices. Cuartas, que trabaja como vendedor de quesos en un supermercado gourmet, dijo que la familia nunca soñó con tener su propia casa en los Estados Unidos.

Pero los pagos mensuales comenzaron a acumularse hasta llegar a $5.700, una carga demasiado pesada, inclusive para compartirla entre tres adultos que trabajan.

En el otoño de 2009, para cumplir con la entrega de la propiedad, Cuartas y su esposa Lucrecia Duque vendieron la casa por $180.000 (habían comprado la propiedad por $730.000 en el verano del 2006, en el momento de mayor venta de finca raíz).

Pero sus pérdidas fueron mayores que eso. Esa compra absurda y la tensión que les produjo el tomar la casa y luego abandonarla, también destruyó sus ahorros, su crédito, su tranquilidad mental, su optimismo y la fe en la economía de los Estados Unidos.

“Nosotros la llamamos nuestra pesadilla americana”, dijo Cuartas.

Y Queens, donde la familia Cuartas aún vive, parece tener las condiciones propicias para crear este tipo de pesadilla. Según el Centro Furman Para Bienes Raíces y Políticas Urbanas, en los años 2007 y 2010, se enviaron 60.263 notificaciones inciales de ‘foreclosure’ en la ciudad de Nueva York, con el condado de Queens al frente en la cantidad de solicitudes— 25.610 en el mismo período.

Pero la razón no tiene nada que ver con la menor responsabilidad financiera de los residentes de Queens, en comparación con otros vecindarios de la ciudad.

Los barrios de Queens están llenos de casas al estilo de los suburbios con jardines y estacionamiento privado, que al contrario de las torres de Manhattan, son adquiridas por familias de clase baja y media sin el estatus financiero de la escala de un Donald Trump. Cuando la ola de la crisis de entrega de vivienda ingresó, entonces golpeó a Queens con una furia particular.

“Queens es el condado con la más alta densidad de casas de una y múltiples familias y como consecuencia recibió el peor impacto de la entrega de vivienda”, dijo Mike Hickey, director ejecutivo del Centro para los Vecindarios de la Ciudad de Nueva York (CNYCN). Por las mismas razones, añadió Hickey, “el condado de Brooklyn recibió un impacto similar”. En Brooklyn se observaron 21.093 solicitudes de entrega de casa entre 2007 y 2010.

“El foreclosure nos golpeó con la fuerza de un tsunami”, dijo Arnold Higuita, quien ha trabajado como agente de finca raíz para Century 21 durante 15 años. “Nos faltan al menos dos años para que pase la tormenta”.

QueensLatino y New America Media se unieron para seguir la pista de tres familias inmigrantes que perdieron sus casas en la crisis de entrega de vivienda, o foreclosure. Las tres familias acordaron hablar sobre las experiencias que vivieron con el fin de que otras familias quizás aprendan de sus errores.

“Esto nos ha golpeado muy fuerte”, dijo Duque, quien llegó de Colombia a los Estados Unidos hace casi 40 años.

El costo de esta experiencia no puede reducirse a dólares e intereses. El proceso de entrega de la vivienda conlleva una carga emocional para las familias.

A medida que los pagos mensuales se amontonan, el desgaste y estrés se acumulan. Y cuando la casa desaparece, la sensación de pérdida es intensa. Surgen los sentimientos de rabia, vergüenza y arrepentimiento.

“La gente ingresa en un estado de entristecimiento, pasa por todo ese proceso emocional clásico de luto”, dijo Cathleen Clements, directora de defensa legal para la Sociedad de Ayuda a la Niñez, una organización sin ánimo de lucro que auxilia a las familias que han pasado por el ‘foreclosure’.

Extrañando ‘la casita’

Como un hombre que aún siente la tragedia, Wilfredo Gelpí, padre de familia que mantiene edificios en Manhattan, trata de evitar el asunto. Aunque con frecuencia reconoce que tanto él como su esposa hablan con nostalgia sobre la vivienda que llaman “la casita”, la cual tuvieron por 10 años en la sección de Jackson Heights, Queens.

Los Gelpí— Wilfredo es de Puerto Rico y su esposa Carmen de Colombia, ambos de aproximadamente cincuenta años— perdieron su casa el año pasado. La refinanciaron muchas veces para asegurar algunas inversiones, incluyendo una segunda casa en Miami que también entregarán al banco.

“Aprendimos nuestra lección”, dijo Carmen Gelpí.

Como Cuartas y Duque, los Gelpí pudieron vender sus propiedades en una venta rápida o “short sale” que fue aprobada por el banco. Este tipo de transacciones le permite a los deudores en problemas con sus pagos mensuales, evitar la entrega de vivienda o foreclosure, vendiendo la casa por menos del valor de la deuda y que el banco asuma la diferencia para quitarse ese préstamo de encima.

Así fue que los Gelpí lograron entregar la casa, pero perjudicando su historial de crédito y reduciendo sus ahorros. Como muchas familias afectadas por la devolución de vivienda, los Gelpí se aferraron al apoyo del sus seres queridos. Por lo que faltaba del 2010, mientras acomodaban las cargas, los esposos Gelpí se fueron a vivir con su hijo en una casa en arriendo en College Point, Queens.

Luego del año nuevo, los Gelpí comenzaron la búsqueda de otra propiedad en arriendo y hallaron una en Whitestone Bridge, cerca al Throgs Neck que comunica a Queens con el Bronx, una propiedad menos atractiva de la que tenían, pero más accesible.

“Se imagina cómo fue de difícil, tener que irnos a vivir con nuestro hijo, a mí edad, y luego buscar otro lugar”, dijo Wilfredo Gelpí, el padre.

Para completar, la renta también es alta, $1.050 al mes, y no es fácil ahorrar.

A pesar del difícil año que tuvo, Gelpí mantiene su sentido del humor. El día que se iba a mudar al nuevo apartamento, la ciudad todavía estaba cubierta por varios pies de nieve debido a la tormenta.

“Ni siquiera la nieve me deja tranquilo”, dijo sonriendo.

Las tres familias que fueron entrevistadas para este artículo tienen la sensación de habar retrocedido en el tiempo, que la entrega de la vivienda los arrojó a vivir en situaciones a las cuales no pensaban regresar, especialmente no tan rápido.

Cristián Rodríguez, de 38 años, un inmigrante argentino, entregó su casa que compró con su esposa Fatima Pérez en Brooklyn en el 2004.

Algunos años después de comprar su casa, Rodríguez abrió la cuenta con su mensualidad y halló que su taza variable de interés, un tipo de préstamo que ha causado muchos ‘foreclosures’, había hecho que su pago salte de $2.000 a $4.000 al mes. Su casa en Ocean Hill, en donde vivió con su esposa e hijo, de un momento a otro se volvió inalcanzable.

“Nos dejamos convencer por la forma tan fácil como nos dijeron que podíamos comprar una casa”, dijo Rodríguez. “Al principio nos sentíamos felices, pero nos duró poco. Luego todo fue doloroso y frustrante”.

Como los Cuartas y los Gelpí, Rodríguez entregó su propiedad en una venta rápida o ‘short sale’. Extraña su vieja casa y su calidad de vida ha empeorado. Para colmo perdió su empleo como distribuidor de periódicos a comienzos del 2011.

'No tengo un plan B’

Sin embargo, para muchas familias desplazadas por la entrega de vivienda, el efecto dominó que los llevó a esa terrible situación económica pudo haberse evitado si hubieran negociado la salida de una manera más inteligente, dijo Hickey, el director del CNYCN.

“Hay una diferencia entre alejarse destruido y retirarse esencialmente en buena forma”, dijo.

Planificar antes para minimizar las consecuencias del ‘foreclosure’ es algo esencial según Hickey. Quienes están en riesgo de entregar sus viviendas deben de usar la ayuda que ofrece CNYCN por intermedio de decenas de socios en los vecindarios.

Sin embargo, Hickey reconoce que existe el efecto de aspiradora en el sistema de consejos y servicios que se le ofrecen a las familias para que se acomoden después de atrasarse en sus mensualidades. Y quienes pagan renta en estas viviendas que deben ser entregadas a los bancos, también necesitan este tipo de ayuda.

“Hay mucho, mucho por hacer”, dijo Hickey.

Para las personas que pelean con el fin de mantener sus propiedades, la batalla diaria les quita todo el tiempo y llegan a pensar que no hay vida más allá de esa lucha.

Muriel Garvin, de 54 años, empleada municipal, que está peleando en la corte en contra de un banco para no perder su casa en Jamaica, Queens, dijo que no ha planeado para enfrentar el peor escenario: perder su vivienda.

“No tengo un plan B”, dijo en entrevista telefónica.

En muchos casos, esas personas afectadas por la crisis de vivienda viven en un limbo de ansiedad, sin saber qué pasará después. El taxista Alex Rodríguez y su esposa Blanca Tafur recibieron hace dos años su primera notificación de devolución de su vivienda en Corona, Queens.

“Alguno de estos días nos dirán que debemos abandonar la propiedad y nos tenemos que ir a rentar a cualquier lado”, dijo Rodríguez, de 41 años.

Una sola organización en la ciudad de Nueva York, la Sociedad de Ayuda a la Niñez, administra un fondo para ayudar a las familias a reubicarse y les brinda asistencia para ejecutar un ‘Plan B’.

El fondo de ayuda proviene de la Fundación del New York Times y sirve para auxiliar a propietarios e inquilinos. En especial se enfoca en las familias afectadas por los préstamos ‘subprime’, otorgados a personas con un bajo promedio de crédito y propensas a tener dificultades en los créditos.

Hasta enero del 2011, la Sociedad de Ayuda a la Niñez ha apoyado a 107 familias expulsadas de sus hogares debido a la falta de pago de las mensualidades, con un promedio de $4.500 para cada familia con el fin de que se reubiquen. La mayoría de las familias escogieron reubicarse en el mismo distrito escolar para minimizar el impacto negativo en sus hijos, dijo Jessica Schachter, gerente del Centro de Recursos para la Estabilidad de Vivienda de la sociedad antes mencionada.

El desamparo es un riesgo que corren muchas familias, y a pesar de la necesidad que hay de estos programas, que son mucho más eficientes que meter a una familia a un refugio, no hay otra organización haciendo este tipo de trabajo en la ciudad, añadió ella.

“Creo que hay un gran abismo allí”, dijo Schachter. Señalando que los recursos de su organización son también limitados, dijo no saber “quién llevará esta carga”.

A moverse

Con o sin ayuda, muchas familias que han sido mermadas por la devolución de sus viviendas han comenzado a reconstruir sus vidas. Por más de un año, Cuartas y Duque han vivido en un apartamento rentado con alfombras grises de pared a pared y salas espaciosas.

Duque, cuya familia tiene raíces tropicales en Colombia, ha dispuesto de un arreglo sobre la mesa del centro del comedor con piñas, bananas y naranjas, pese a las bajas temperaturas de enero.

La casa es acogedora y en sus días libres, Cuartas se acomoda a ver Univision con sus gafas de marco de oro y una camiseta de souvenir con un letrero que dice “Antioquia, Colombia”.

El trabajo de Duque, que ofrece cuidado de niños a madres trabajadoras, ha sido inestable desde que la economía decayó (parte de la razón por la cual el pago de las mensualidades le fue imposible). Pero ella le pone buena cara a la situación y se dedica al cuidado de sus nietos.

El esposo y la esposa todavía están saliendo del aprieto financiero que produjo el debacle de la propiedad raíz. Al final del año pasado, por ejemplo, Duque hizo el último pago de la lavadora que compró a crédito, pero que se vio obligada a dejar por el afán de vender la casa. Cuartas, por su parte, todavía percibe las huellas de los tres años de problemas financieros cada mes que observa las cuentas de las tarjetas de crédito.

El vecindario no es tan lindo como el que dejaron atrás: su edificio está en medio del Brooklyn-Queens Expressway y de un centro de rehabilitación física. No tienen patio y atrás quedaron el rodadero y el columpio que Cuartas construyó para sus hijos en la casa que entregaron.

Pero las cosas podrían ser peores. La unión familiar no sufrió. La hija y nietos se mudaron a un apartamento al final del pasillo, en el mismo piso, para que inclusive después de perder la casa se mantuvieran juntos, y así lograron están tan cerca como siempre.

Los nietos, un niño y una niña, entran y salen del apartamento de los abuelos todas las tardes después de la escuela.

Con seguridad que Duque y Cuartas sienten alivio por estar libres del peso que levantaron por tanto tiempo: el monstruo mensual de los pagos. “La tosedera y la incomodidad en la noche, pensando de dónde íbamos a sacar el dinero. Al menos esa presión se fue”, dijo Duque.

Hay un recuerdo, sin embargo, que los sueños de tener casa propia no se abandonan con tanta fácilidad ya que tienen raíces en la condición humana y nuestro apego a la seguridad y la estabilidad— en una esquina de la sala se observa la casa de muñecas de la nieta, con el techo violeta, muebles miniatura y diminutas perillas.

En un momento cualquiera, sentado en el comedor, Cuartas declaró que estarían mejor si nunca hubieran tratado de comprar la casa.

“Bueno”, dijo Duque cuando se paró a comenzar a preparar la comida, “dejemos de pensar en eso”.

La Radiografia de las Pymes, un estudio revelador de que piensan los emprendedores

El 50% de las empresas considera que saldremos de la crisis a partir de 2014
El 56% de las pymes y autónomos no realizaron ninguna inversión informática en 2010.
El 47% todavía no utiliza la factura electrónica.
La morosidad y el pago de las nóminas son sus principales preocupaciones.
Un 57% de las pymes desconoce la existencia de subvenciones.
Se aprecia una pérdida de competitividad de la economía española frente a la UE por la falta de inversión en I+D+i.
Según el Sage Business Index, estudio internacional realizado por la multinacional, España es el único país que considera que la economía
local está empeorando.

Por segundo año consecutivo Sage presenta el estudio "Radiografía de la pyme 2011" que refleja la situación actual de autónomos y pymes en
términos de necesidades, demandas, opiniones sobre el entorno socioeconómico y la administración pública, retos, el papel de las TIC y las perspectivas de crecimiento de negocio para el futuro. La conclusión definitiva que arroja el estudio es que la gran mayoría de las pymes y los autónomos consideran que no será hasta 2014 cuando se empiece a salir de la crisis económica debido a que 2010 fue un año más duro de lo que
se esperaba y las previsiones se han tenido que ajustar a la realidad.

Sólo un 12% de los encuestados piensa de forma optimista que la situación puede mejorar en 2011 pero no se planifican inversiones en hardware, software, TI, inmuebles, contrataciones, ni tampoco se contempla la expansión geográfica. La excepción se encuentra en la formación y la innovación, áreas en las que más de la mitad de los
encuestados sí piensa realizar inversiones.

Este exhaustivo análisis, que ha contado con una participación de 6.000 pymes de la península, Ceuta, Melilla, Baleares y Canarias, presenta unos resultados muy significativos e independientes que representan el 96% del tejido empresarial (3,3
millones) y por tanto, conocer su opinión es fundamental como motor absoluto de la economía del país. El estudio se articula en nueve bloques fundamentales que analizan las infraestructuras tecnológicas de la pyme y su evolución en términos de nuevas tecnologías, los diferentes canales de comunicación para llegar a sus clientes, el uso de internet, las pymes y la Administración, los entornos sociopolítico y socioeconómico de la pyme, las previsiones para 2011, etc.

En palabras de Rosa Díaz, Directora General de la división de Pymes, Autónomos y
Formación de SAGE: "Esta radiografía que realizamos sobre las pymes y autónomos revela con exactitud la situación que están viviendo. Por nuestra continua apuesta por la innovación y nuestra experiencia sabemos que las pymes pueden alcanzar notables ventajas competitivas y favorecen un mercado más localizado, lo que fomenta un modelo de negocio a escala humana y por definición más sostenible y fundamental para el
crecimiento de nuestra economía, de ahí que su opinión sea una herramienta tan valiosa".

Sage cuenta con más de 6,3 millones de clientes en todo el mundo pertenecientes a empresas de todos los tamaños, además de Administraciones Públicas y Asesorías, por lo que su visión de negocio es totalmente global y exhaustiva. En consonancia con esta particularidad ha puesto en marcha también por primera vez a nivel mundial el "Sage Business Index", un barómetro internacional que mide el comportamiento de las pymes y estudia las tendencias, afinidades y diferencias en diversos aspectos relacionados con la gestión y adopción de nuevas tecnologías. Abarca los resultados de EE.UU., Canadá y
países europeos como Francia, Reino Unido, Alemania y España.

Las pymes y las nuevas tecnologías
El estudio presenta un panorama de la pyme y las nuevas tecnologías que todavía se encuentra dando sus primeros pasos. Del estudio se extrae que un 46?5% posee web corporativa y sólo un 9?1% la utiliza con fines comerciales, incorporando tienda on-line.

En cuanto a los dispositivos móviles, un 65?6% utiliza el móvil tradicional y la Blackberry un 14?8%. De ellos un 71?2% lo utiliza solamente para realizar llamadas y un 16% para envío y recepción de emails.

Las redes sociales siguen siendo un segmento desconocido para hacer negocio. De hecho, un 73?65% no las utilizan y del 26?35% de las que sí lo hacen, sólo un 29% lo usa sólo en el ámbito profesional. Entre las más famosas, Facebook acapara una utilización del 70?22%, seguida de LinkedIn, con un 12?36% y Twitter con un 10,11%.
Además, del estudio se desprende que la mayoría de ellas (53?21%) todavía no utiliza ninguna herramienta para comunicarse y fidelizar a sus clientes. Las empresas que cuentan con este tipo de aplicaciones, el (46,79%), suelen ser sistemas tradicionales (un 27% emplea teléfono, un 26% el correo electrónico, un 20% las visitas presenciales, y un 14% el correo postal).

Las herramientas tecnológicas específicas como el CRM cuentan aún con poca implantación en las pymes, siendo utilizadas sólo por un 1,48% de los empresarios. La mayoría no está interesada en vender por Internet y tampoco utilizan el teléfono como canal principal de venta y sigue confiando en la venta presencial.

Sin embargo, el dato positivo es que demuestran una predisposición a tener aplicaciones de gestión relacionadas con sus negocios a través de Internet. Más de un 50% respondió afirmativamente, valorando sobre todo el acceso a los datos a través de la web y tener un único proveedor para las comunicaciones y las soluciones integrales de gestión.

Otro dato significativo es que el uso de la factura electrónica todavía no está extendido, un 47?43% no la utiliza porque sus clientes y proveedores tampoco lo hacen (según un 53%) aunque un 38?28% sí se plantea utilizarla en el futuro. En este mismo ámbito, el 65?6% de las pymes y autónomos no disponen aún de DNI electrónico y del porcentaje que sí lo tiene lo emplea sobre todo para los trámites con la administración (casi un 50%).

De hecho, un 48?27% presenta los modelos oficiales a la administración telemáticamente y un 42?44% a través de un asesor externo.

En términos de soluciones de gestión empresarial, las áreas que cuentan con ellas se distribuyen de la siguiente forma: un 34?35% son de gestión contable, mientras que un 21,73% se centran en la gestión de facturas.

Del 1 al 10, la pyme valora que las soluciones tecnológicas son imprescindibles para su negocio con un 6?9, y con un 6?2 que ha aumentado su relevancia respecto a años anteriores. El principal beneficio del uso de las TI es que ahorran tiempo/dinero, además de que permiten tener una información fiable y tiempo para la toma de decisiones, mejoran la relación con los clientes actuales y permiten captar nuevos para incrementar el negocio.

Las pymes y la Administración
La mayoría de pymes y autónomos considera que los requerimientos administrativos para la creación de una empresa siguen siendo muy complicados, cifra que sustentan el 68?41% de los encuestados.

Como principales barreras para el emprendimiento destacan la falta de financiación con un 64?58% y un 15?74% aludió al miedo al fracaso.

Otro de los puntos que conviene resaltar, es que un 53?75% de las pymes desconocen la existencia de subvenciones y un 78?53% no la ha solicitado ni una sola vez. Por otra parte, un 83% de las pymes nunca han obtenido una subvención para adquirir productos y servicios.
A los que se les ha concedido alguna subvención, en el 51?6% era de procedencia autonómica, mientras que un 33?61% correspondió a la estatal y un 13?11% vino de fondos de la Unión Europea.
Al no contar con estas ayudas, es lógico pensar que el 56% de las pymes no realizó ninguna inversión informática. De los que sí lo hicieron, el PC fue la principal adquisición (un 45?39%), seguido de los portátiles (un 33?48%) y nuevos servidores (10?34%). En cuanto a las soluciones de gestión, un 60?81% no compró ninguna y el resto invirtió en la adquisición de aplicaciones de gestión contable (34?9%), seguridad (24?323%) y gestión de facturas (16,86%).

Es importante, por tanto, que las pymes y autónomos reciban más información sobre las
ayudas a las que pueden optar, ya que se pierden muchas subvenciones por desconocimiento, que pueden servir de acicate para fomentar la creación y modernización de este segmento.

Impacto de la crisis
Muchas veces se considera que una crisis económica puede generar oportunidad en algunos sectores de negocio. No es el caso de la pyme, que en un porcentaje del 64% considera que no es una oportunidad, muy al contrario, un 88% manifiesta que la crisis les ha afectado considerablemente. En lo que se refiere a ventas, un 72?89% expresa que éstas han bajado frente a un 7,92% que ha conseguido crecer. En materia de beneficios, también descendieron considerablemente, un 76?75% y sólo un 6?8% aumentaron.

También descendió el número de clientes para un 60,5% de los encuestados.

Un 50,79% de las pymes y autónomos están especialmente preocupados por la morosidad en sus negocios, mientras que el segundo nivel de preocupación es el pago de las nóminas, para el 15?53%.

Previsiones para 2011
La salida de la crisis sigue siendo la preocupación máxima del tejido empresarial que conforman pymes y autónomos. Un 32?39% sitúa la salida y superación de la crisis entre 2015 y 2020, mientras que un 17,46% piensa que será en 2014. El 22?34% opina que saldremos en 2013 y finalmente, un 18?17% en 2012.

Si comparamos las cifras con el año pasado, las pymes tenían mucha confianza en salir pronto de la crisis pero la economía general ha vivido un año más duro de lo esperado.

Las empresas, por lo tanto, han reducido su optimismo en este tema y se ha apegado más a la realidad, apostando por una salida de la crisis más a largo plazo.

Con la vista puesta en 2011, la situación económica actual se mantendrá según un 36% y
empeorará de acuerdo con un 29?6%. Sólo un optimista 12% piensa que puede mejorar.

De hecho, un 80% tiene la supervivencia fijada su como única meta de negocio y sólo un 9,8% piensa en la expansión geográfica. Tampoco prevén solicitar un crédito bancario, el 77% se manifiesta contrario a hacerlo.

De cara a 2011, el 79,57% de los consultados manifiestan que no realizarán ninguna inversión en hardware y TI. El software tampoco es un mercado en el que se vaya a invertir, un 77?8% no lo tiene entre sus previsiones.

La innovación para un 59% no estará entre sus inversiones y la formación es el único ámbito en el que hay un equilibrio entre quienes van a invertir y quienes no lo harán. Un 46,6% sí llevarán a cabo formación en sus empresas, frente al 53?4% que no lo hará. Lo que sí parece claro para la mayoría, es que más del 83% de las empresas no realizará
contrataciones en 2011.

La pyme, en un 39?5%, opina que a nivel mundial la economía se recupera levemente, mientras que para el 19,9% permanecerá igual. En España el panorama es muy diferente debido a que piensan que empeora significativamente un 46,7%, un 25?3% cree que empeora levemente, y permanece igual para un 16?6%.

El porqué de estas cifras tan poco alentadoras hay que buscarlo en la pérdida de competitividad de España por la crisis económica respecto a los países de la UE. Para el 85?71% de los participantes la inversión en I+D+i es insuficiente y según el 25?2% también se ha perdido competitividad por la baja productividad de los trabajadores (23,5%) y la falta de formación y especialización en el trabajo (18,9%).

Sage Business Index
Sage ha realizado por primera vez en algunos países de Europa (Francia, Alemania y Reino Unido), EE.UU y Canadá un estudio similar al realizado en nuestro país. Los resultados son muy diferentes porque no debemos olvidar que España es un mercado con un carácter particular donde las pymes son sin duda el motor del cambio y la
economía y prácticamente no tiene ninguna similitud con los mercados extranjeros. Por ejemplo, Alemania es el país con más confianza en el crecimiento económico mundial, registrando una cuota del 55%. Además, opinan que su economía se está recuperando un poco o significativamente contra un 56% en Canadá, un 46% en EE.UU. y un 39% en Francia.

Entre los planes para reclutar nuevos empleados, en Alemania hay intención de hacerlo por parte del 26% de los encuestados, seguidos de un 23% en Francia, un 19% en Canadá y un 14% en Reino Unido. En España un 17% espera poder contratar este año nueva plantilla.

Por su parte, un 72% de las pymes británicas prevén el aumento del uso de Internet y software online, seguidas de las canadienses (71%) y las estadounidenses (67%).

 

 

Economía | 09.05.2011

Debate nuclear: ¿resurgirán las minas de carbón?

 

El debate acerca del fin de la energía nuclear, luego de la catástrofe de Fukushima, podría abrir nuevas perspectivas para la industria del carbón, cuyo uso se suponía iba a finalizar en Alemania en el 2018.

 

 

Después de la catástrofe nuclear de Fukushima, en Japón, el debate sobre un rápido cierre de las centrales nucleares en Alemania hace que la industria minera del carbón vuelva a cobrar importancia. La razón para este giro reside en que un 23 por ciento de la e

nergía eléctrica proviene de las centrales atómicas, y no será posible reemplazarlo tan fácilmente utilizando energías renovables.

Para el director principal de la Unión Carbonífera Alemana, Franz-Josef Wodopia, no es posible renunciar al carbón, ya que sólo éste puede convertirse en el factor de enlace, rol que se había asignado a la energía nuclear. “No será posible desistir de las formas tradicionales de producción de energía a corto plazo, tanto en lo que respecta al suministro energético como a su rol estabilizador de la red eléctrica”, asegura Wodopia.

A pesar de que el Parlamento alemán aprobó recientemente en forma definitiva, con la supresión de la llamada ‘cláusula de revisión' el fin de la minería carbonífera subvencionada para el año 2018, eso no tiene que significar su final para todos los tiempos. Por eso, la fracción del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) en el Parlamento encargó una revisión, que se está llevando a cabo, para verificar si puede seguir extrayéndose carbón en Alemania más allá del 2018, y sin subvenciones estatales.

Último día de producción de carbón en la mina Ost, en Hamm, Alemania.Bildunterschrift: Último día de producción de carbón en la mina Ost, en Hamm, Alemania.

Yacimientos de carbón rentables en Alemania

Se trata de mantener abierta la opción para ver si se puede, al menos, seguir explotando una mina. También el sindicato ‘Minería, Química y Energía' (IGBCE por sus siglas en alemán), no excluye una explotación minera que pase a manos privadas debido al incremento de precios en el mercado mundial, ya que el carbón alemán posee ventajas con respecto al de importación.

“Encontramos gran aceptación, ya que los precios aumentaron notablemente”, afirma Franz-Josef Wodopia. Hace algunos años, el carbón importado costaba, en los puertos de Amsterdam, Rotterdam y Amberes, 40 euros por tonel. “Ahora su precio está por encima de los 100 euros”, dice el director de la Unión Carbonífera de Alemania.

Además, en Alemania hay yacimientos minerales de diferentes tipos de carbón, de gran rendimiento y muy apreciados internacionalmente. Y que, según Franz-Josef Wodopia, podrían comenzar a explotarse ahora mismo a fin de competir en el mercado global.

En las cercanías de la ciudad de Hamm, en Westfalia, hay un enorme yacimiento de coque de 100 millones de toneladas, que ya despertó el interés de inversores privados. Después de todo, asegura Wodopia, el coque no se encuentra ni en cualquier parte del mundo ni en la calidad deseada, y mucho menos en grandes cantidades. La iniciativa, sin embargo, no depende de la Unión Carbonífera, sino de los inversores privados. Según estima Franz-Josef Wodopia, se trata de inversores de la industria del acero.

Se necesitan centrales energéticas eficientes

De acuerdo con estas estimaciones, la industria minera alemana del carbón parece divisar una luz al final del túnel, también en lo que respecta a su rol como tecnología ‘puente' en la producción de energía. Para poder cumplir con esa función, sin embargo, también son necesarias centrales energéticas que cumplan con estándares modernos, ya que, a partir de 2013, se intensificará el comercio de emisiones, y es por eso que, si se retornase al carbón como fuente de energía, se deberá tener en cuenta también el aspecto ecológico de protección al medio ambiente.

Las nuevas técnicas para producir energía eléctrica en centrales carboníferas resultan en un grado de eficiencia del 46 por ciento en la producción de electricidad, y ya existen planes para elevar el grado de eficiencia al 50 por ciento. Lo que aún falta, señala Franz-Josef Wodopia, es el apoyo de la clase política, es decir, la liberación de fondos de la Unión Europea.

Se espera aumento de precios de carbón importado

Mina Walsum, en Duisburg, cerrada en 2009. 

El carbón de importación, asegura Franz-Josef Wodopia, no siempre estará a disposición a precios convenientes: “Seguramente hemos llegado al límite. En Australia no habrá posibilidades de generar una cantidad tan grande de extracciones como hasta ahora. Y ya tampoco quedan países como Indonesia, que era poco conocido y ahora ya cumple un papel importante en el mercado global del carbón. Todavía quedan algunos yacimientos en África, pero allí no se realizan emprendimientos por motivos políticos”, aclara Wodopia.

Ya en los próximos diez años se espera, de acuerdo con el experto, un marcado aumento del precio del carbón importado. Además, los planes para una mina carbonífera de investigación, que exige, sobre todo, la ingeniería industrial que produce maquinarias para minería.

Los productores de maquinaria obtienen un 90 por ciento de sus ventas anuales de 4 mil millones de euros en el extranjero. Pero, para poder seguir siendo competitivos, necesitan un campo de prueba, es decir, una mina de carbón en Alemania, en donde poder experimentar con nuevas tecnologías y aparatos. Una mina de carbón de ese tipo incluso podría recibir fondos del fomento a la investigación. El debate acerca del abandono de la energía nuclear demuestra, por ende, que la industria minera del carbón no es una causa perdida.

Autor: Klaus Deuse/ Cristina Papaleo

Editor: Enrique López Magallón

Fuente: http://www.dw-world.de/dw/article/0,,15061823,00.html

© 2017   Creada por Hugo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

My title page contents